La especificación 5G establece una velocidad de descarga mínima de 100Mbps

No Comment Yet

La llegada del 5G está cada vez más cerca. Hace unos días les contaba que en el mundo ya se habían producido al menos unas 25 pruebas de 5G, llegando a velocidades de hasta 36 Gbps por estación base. Ello a pesar de que el organismo encargado de la normalización de las telecomunicaciones, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT o ITU por sus siglas en inglés), todavía no había emitido un estándar para las redes 5G.

Sin embargo, parece que ya estamos en los últimos pasos para tener un estándar de 5G, conocido formalmente como IMT-2020. Y es que el pasado 23 de febrero, la UIT publicó un proyecto de informe de lo que sería el estándar para el 5G, el cual deberá finalizarse en noviembre de 2017, para a partir de ese momento seguir una serie de consultas.

Por suerte, este borrador ya nos da una idea de lo que podemos esperar con el 5G. La especificación establece que las estaciones base 5G tendrán que ofrecer a los consumidores al menos 20Gbps de velocidad de descarga y 10Gbps de velocidad de carga. Ojo, esto se refiere a cada estación base, así que dicha velocidad se dividirá entre todos los clientes de la zona. Asimismo, se establece que estas estaciones base tendrán que cubrir tanto a los usuarios estacionarios, como a los vehículos que viajan hasta 500km/h, así que es casi imposible que pierdas la conexión a menos que viajes en un tren bala en Japón. Ahora, en lo que respecta a la velocidad que debe recibir cada consumidor, la norma establece que los usuarios individuales deben recibir una velocidad mínima de descarga de 100Mbps y velocidades de carga de mínimo 50Mbps. Cabe destacar que algunos desarrollos permiten tener estas velocidades en redes LTE-Advanced, pero se espera que con el 5G vayamos más allá de ello.

Otro aspecto que siempre se menciona que resolverá el 5G es el referido a la latencia “alta” que presenta el 4G.  El estándar señala que las redes 5G deberán ofrecer a los consumidores una latencia máxima de sólo 4ms, y una latencia de 1ms para las comunicaciones ultra-confiables de baja latencia (URLLC). Para hacernos una idea, la latencia más baja que marca OpenSignal para un operador peruano a junio de 2016 era de alrededor de 31ms. En ese sentido, no sólo tendremos mayores velocidades de transmisión, sino que el tiempo necesario para transferir las comunicaciones será mucho más corto, dando como resultado sitios web más rápidos y conexiones en tiempo real más suaves para juegos y vídeo.

Es importante considerar que el borrador de la especificación incluye información sobre eficiencia espectral, densidad y consumo de energía, entre otros. Así, se establece que las redes 5G tienen que soportar al menos 1 millón de dispositivos en cada kilómetro cuadrado cubierto. Esto es sin duda de mucha importancia, ya que se espera que con el Internet de las Cosas tendremos miles de dispositivos inteligentes conectados, que van desde los semáforos a los vehículos conectados a Internet, de hecho se espera tener más de 26 mil millones de dispositivos conectados en el 2020.

Finalmente, otros aspectos a considerar son los referidos a que el estándar requiere que se tenga un bajo consumo de energía cuando no hay datos, estableciéndose también que el ancho de banda mínimo requerido para ofrecer 5G será de 100 MHz.

No nos queda más que esperar que se establezca la versión final del estándar, y que los operadores sigan trabajando en más pruebas. Nosotros estaremos atentos para contarles más detalles acerca del 5G.


Vía: Android Authority

Fuente: UIT

Eduardo Salazar

Author

Eduardo Salazar

Estudié economía, pero soy fanático de la tecnológica. En mi tiempo libre me gusta escuchar música, mucha música.

Up Next

Deja un comentario