Reseña del Moto G5 Plus (Review en español)

No Comment Yet

La línea Moto G es ya todo un clásico en el mercado de smartphones. Sus excelentes especificaciones a un precio contenido han convertido a las diferentes generaciones de los Moto G, en una de las familias más vendidas del mercado de smartphones.

Actualmente, ya nos encontramos en la quinta generación de la línea Moto G, que llega en dos versiones, el Moto G5 y el Moto G 5 Plus, con varias diferencias entre ellos. Sin embargo, de momento he tenido por tres semanas el Moto G5 plus, y aquí les contaré mi experiencia.

Diseño

La quinta generación de la familia Moto G nos trae por primera vez los acabados premium, a la gama media de Motorola. Estamos hablando de un terminal con pantalla de 5.2 pulgadas con un excelente diseño hecho de cristal, policarbonato y aluminio de alta calidad.

Sus dimensiones son de 150.2 mm de alto, 74 mm de ancho y 7.7 mm de grosor, con un peso total de 155 gramos. En frente, debajo de la pantalla, tenemos un extraordinario sensor de huellas dactilares con un mejor diseño que en dispositivos anteriores. Arriba de la pantalla tenemos los sensores de luz y proximidad, así como la cámara delantera, sorprendiendo la presencia del parlante multimedia en esta zona, una excelente ubicación para mi gusto.

Si vemos los marcos, no encontraremos nada llamativo, abajo tenemos el Jack de 3.5mm junto a un micrófono y la entrada para cable micro USB. Arriba, sólo tenemos la ranura para la nano SIM y la micro SD. Del lado derecho del terminal tenemos los botones de volumen y de encendido/apagado que tiene una textura rayada para poder identificarlo mejor. Del lado izquierdo no tenemos nada.

En la parte posterior tenemos además del logo de Moto, la cámara principal, que tiene el mismo aspecto que hemos visto en el Moto Z Play, con un sensor que está acompañado de un flash de doble tono sobre un circulo de color negro que sobre sale del resto del cuerpo del dispositivo. Algo que por cierto es lo que menos me gusta del diseño, ya que a mi gusto sería mejor tener la cámara al ras del panel posterior. Sin embargo, eso es tal vez cuestión de gustos, y que en todo caso se soluciona con una funda, que tarde o temprano terminamos comprando a nuestro smartphone.

En términos generales el Moto G5 Plus es un terminal con un muy agradable diseño, y cómodo a la mano. Es cierto que no hay nada innovador en el diseño respecto a lo que ya hemos visto de Moto, pero eso no necesariamente es un defecto. Por cierto, la pantalla ocupa el 67.1% del panel frontal, por lo que tal vez podrían haberse reducido los marcos laterales, que son un poco anchos para lo que vemos por estos días en el mercado. Y si bien los marcos superior e inferior son también amplios, esto se compensa por la inclusión de un buen parlante multimedia frontal y un rapidísimo sensor de huellas, respectivamente.

Pantalla

El Moto G5 Plus incorpora una pantalla de 5.2 pulgadas con resolución FullHD. Estamos hablando de un panel IPS LCD que nos da una densidad de pixeles de 424 ppi, y que está protegida con Gorilla Glass 3. A mi gusto es un panel bastante adecuado, considerando que estamos ante un gama media, y el panel no es tan grande. La densidad de pixeles es un buen indicador de que tendremos imágenes de muy buena calidad, y la tecnología IPS nos brinda colores que sin ser saturados tiene una adecuada reproducción de la realidad, salvo por los colores blancos, que tienden muy ligeramente al azul.

Sin embargo, el tiempo que he pasado consumiendo contenido multimedia en este terminal ha sido estupendo. Los niveles de brillo son también bastante buenos, tanto con baja luz como con excesiva luz he podido apreciar sin muchos problemas el contenido de la pantalla. Por supuesto, a plena luz del sol no es la mejor pantalla, pero la visibilidad que nos brinda es muy buena incluso en esas condiciones. Los ángulos de visión son destacables.

Software e interface

La mejor personalización de Android, a mi parecer, es ninguna. Soy un fan de Android en su versión pura, y por eso agradezco mucho a Lenovo que haya mantenido la política de dejar a los terminales de Motorola con Android puro, tal como ocurría cuando la marca estaba en manos de Google.

En el Moto G5 Plus tenemos Android 7.0 (Nougat), en su estado puro, salvo por algunos añadidos propios de Motorola, pero que no cambian para nada la experiencia de Android stock.

Precisamente, todos estos añadidos los podremos encontrar entrando a la aplicación Moto, que ya viene instalada en el celular. Aquí encontramos dos secciones, una de “Acciones”, y otra de “Pantalla”.

En la parte de acciones, podremos elegir muchas opciones que ya tenemos hace un tiempo en los terminales de Motorola. Podremos activar o desactivar las opciones de agitar dos veces el celular para encender la linterna, girar dos veces para activar la cámara, deslizar para disminuir el tamaño de la pantalla, levantar el celular para silenciar cuando está timbrando y girar para el modo No molestar. Lo nuevo aquí es encontrarnos con la opción para convertir el sensor de huellas en un botón físico único para interactuar con el smartphone, sirviendo no sólo de botón home, sino también de botón atrás y multitarea, dándonos un mayor espacio usable en la pantalla, ya que desaparecen los botones virtuales en pantalla.

En la sección de pantalla tenemos la posibilidad de activar o desactivar la posibilidad de tener cierta información con la pantalla apagada, como la fecha, la hora, y el nivel de batería, así como los avisos de notificaciones.

De otro lado, destacar que la presencia de aplicaciones basura es inexistente. Aunque aquí debo hacer el disclaimer de que la versión que he recibido no es la de operador.

Sin duda el tener Android puro es una estupenda ventaja para el Moto G5 Plus. El sistema operativo va muy fluido, y ocupa poco espacio, dejándonos mayor libertad para saber que instalamos y que no, y sin duplicar aplicaciones como ocurren en capas de personalización, que nos dan aplicaciones de Google y aplicaciones propias para las mismas tareas. Sin duda la política de usar Android puro es un gol de media cancha de Lenovo.

Rendimiento y conectividad

Estamos ante un terminal de gama media, así que no podemos esperar el hardware más puntero. Pero sí que encontramos un muy buen hardware. En el Moto G5 Plus tenemos un procesador Qualcomm Snapdragon 625, un CPU de ocho núcleos a 2.0 GHz acompañado de una GPU Adreno 506. ¿Te suena conocido? Pues sí, se trata de mismo chipset que encontramos en el Moto Z Play, así que el rendimiento como la optimización del mismo están más que asegurados y comprobados.

 

Además, tenemos 2GB de memoria RAM acompañada de 32GB de memoria interna, que se puede ampliar con tarjetas microSD de hasta 256GB. Cabe destacar que hay una versión de 3GB de memoria RAM, sin embargo, esta versión no ha llegado al Perú.

Siempre digo que 2GB de memoria RAM es lo mínimo indispensable para tener una experiencia mínimamente decente en un smartphone con Android. Y es cierto que en el Moto G5 Plus las aplicaciones van fluidas, aunque no como ocurre con los terminales de gama alta. Tal vez en los países donde ha llegado la versión con 3GB de memoria RAM puedan hablar de una experiencia similar, pero no es el caso con 2GB de RAM.

El procesador, como ya lo dije, es conocido, y ha podido mover con soltura las aplicaciones que le he puesto encima. Desde la simple navegación por internet, hasta algunos juegos demandantes, como Modern Combat 5, que ha podido correr sin mayores problemas, incluso exigiendo al máximo el desempeño gráfico jugando a 60fps, aunque con un calentamiento un poco mayor del smartphone.

Por el lado de la conectividad, pues destacar que tenemos todo, conectividad 4G LTE, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n con Dual Band, Bluetooth 4.2, NFC, y GPS. Además, tenemos radio FM.

Cámaras y multimedia

En el apartado de la cámara mencionar que se ha hecho un muy buen trabajo con la aplicación nativa. Esta aplicación es muy intuitiva, fácil de usar y con opciones muy interesantes, como HDR, foto panorámica, movimiento lento, y un modo profesional que nos permite jugar con el enfoque, el balance de blancos, la apertura, el ISO y la exposición.

Hablando ya del hardware, tenemos en la cámara delantera un sensor de 5MP con apertura f/2.2, con capacidad de grabar video en FullHD a 30 fps. En el caso de la cámara principal, tenemos un sensor de 12MP y apertura de f/1.7, capaz de grabar en 4K Ultra HD a 30 fps, así como a 1080p a 30 y 60 fps. Además, la cámara lenta es de 720p a 120fps.

En términos de resultados, nos encontramos con buenas fotos con condiciones adecuadas de luz. La cámara delantera nos deja sacar buenas selfies considerando además que tiene un gran angular muy bueno, y función de flash usando el brillo de la pantalla para cuando nos falta la luz. Sin embargo, al no contar con autoenfoque habrá que tener paciencia en la toma de fotos, sobre todo con poca luz.

En el caso de la cámara principal, sí contamos con auto enfoque y detección de rostro, con lo cual la captura de imágenes de facilita. Además, al tener una apertura de f/1.7 las imágenes con poca luz resultan buenas en comparación a otros dispositivos de gama media o baja que cuentan con aperturas focales no tan favorables. El modo HDR también ayuda mucho para compensar factores externos relacionados a la iluminación. La grabación de video en 4K no es la mejor, pero está ahí por si la necesitas. Aquí puedes ver algunos resultados:

Sin duda no estamos ante la mejor cámara del mercado, y eso es obvio porque estamos ante un terminal de gama media. Pero sí es cierto, que hay una gran mejora respecto a las generaciones anteriores de la familia Moto G.

En el apartado del audio y sonido, destacar que tenemos radio FM, lo cual siempre vamos a agradecer, siempre. En cuanto a la calidad del sonido, ya les he comentado que tenemos un parlante frontal, el cual tiene un sonido bastante decente, que si bien no es tan alto como podríamos querer, es casi imposible que lo obtures de alguna forma. Además, con unos buenos audífonos, el sonido es muy bueno tanto para escuchar música como para ver videos, pero recuerda que en la caja no encontrarás audífonos, así que usa los que ya tengas o compra unos.

Batería

El procesador Snapdragon 625 que incorpora el Moto G5 Plus es uno de los que mejor optimiza la batería de los smartphones. En el caso del Moto G5 Plus, la batería es de 3000 mAh, y es muy bien gestionada para darnos una excelente autonomía. Claro no llegamos a los niveles del Moto Z Play que tiene una batería de 3510 mAh, pero estamos hablando de alrededor de 5 horas y media de pantalla encendida en promedio.

Por supuesto, si usas muchas aplicaciones demandantes, como Facebook, juegos o Spotify, la duración de la batería es menor, pero afortunadamente tenemos carga por Turbo Power. Con este sistema de carga rápida, tenemos la ventaja de lograr la carga completa del dispositivo en aproximadamente 1:45 horas.

Conclusión

El Moto G5 Plus llega para seguir consolidando a una familia muy querida en el mercado de smartphones. Sus puntos más favorables son su diseño cómodo a la mano, sus acabados premium, su agradable pantalla, su increíble sensor de huellas dactilares, su parlante multimedia bien ubicado, su carga súper rápida, y su software limpio y fluido.

Tal vez queda por mejorar el apartado de la cámara, tanto físicamente poniéndola al ras del cuerpo del dispositivo, así como los resultados con poca luz. Además, hubiera sido mejor tener la versión con 3GB de memoria RAM para un mejor desempeño, aunque esto tal vez hubiera incidido en un mayor precio.

El Moto G5 Plus está a la venta en el Perú a través de Claro.

Eduardo Salazar

Author

Eduardo Salazar

Estudié economía, pero soy fanático de la tecnológica. En mi tiempo libre me gusta escuchar música, mucha música.

Up Next

Deja un comentario