Review en español del Samsung Galaxy S8 Plus

No Comment Yet

Desde su aparición la línea Galaxy S de Samsung se ha caracterizado por su búsqueda de tener los mejores dispositivos del mercado. He sido propietario de un Galaxy S6 por aproximadamente un año, y de haber tenido durante algunas semanas un Galaxy S7, con experiencias que han ido mejorando con los años.

Este año, gracias a la gente de Samsung, he podido tener durante algunas semanas la última joya de la familia de smartphones más popular de Samsung, el Galaxy S8 Plus, un smartphone que no escatima en calidad y capacidad, y que me ha dejado realmente impresionado.

Diseño

El diseño del Galaxy S8 Plus es casi perfecto, y a estas alturas ya deben saber por qué no me parece perfecto. Pero empecemos hablando de lo bueno del Galaxy S8 Plus.

Y lo bueno es que tenemos en este terminal una espectacular pantalla de 6.2 pulgadas en un cuerpo de dimensiones bastante contenidas. En concreto, tenemos 159.5 mm de alto, 73.4 mm de ancho, y 8.1 mm de grosor, con un peso de 173 gramos.

Esto se logra gracias a que Samsung ha recogido y potenciado la tendencia del mercado de presentar un terminal cuyo panel delantero es casi todo pantalla, dejando espacio apenas para un pequeño marco que arriba tiene el auricular para las llamadas, la cámara delantera y algunos sensores. Aquí destaca un cambio muy importante para Samsung, la salida de los botones físicos debajo de la pantalla.  Ahora tenemos los botones de navegación en pantalla, lo cual era una necesidad para dejar delante a la pantalla como principal protagonista.

Gracias a este diseño, tenemos una pantalla alargada, que ocupa el 84% del panel frontal. Y no tenemos una pantalla cualquiera, y no me refiero a la calidad, de la que hablaré más adelante, sino a como está integrada en el equipo. Y es que la pantalla del Galaxy S8 Plus, además de tener las esquinas redondeadas, es ligeramente curva a los lados, lo que no sólo hace al terminal más ergonómico, sino que nos hace ver una pantalla completamente inmersiva. Por cierto, a pesar de los laterales curvos de la pantalla, que se extienden casi hasta los lados, no he tenido ningún problema de toques no deseados, como tal vez podía ocurrir con las versiones Edge de terminales anteriores de Samsung.

Es cierto que el peso no se ve tan ligero, pero recuerden que estamos hablando de un terminal con pantalla de 6.2 pulgadas, construidos con materiales totalmente premium, que mezclan el cristal y el aluminio, dejándonos además la protección IP68, para hacer al Galaxy S8 Plus un terminal a prueba de agua y polvo.

Continuando con los aspectos favorables del Galaxy S8 Plus, hay que rescatar que Samsung nos ha dejado todavía el Jack de 3.5mm para conectar una salida de audio, como los propios auriculares que incluye, o algún otro que tengamos.

Pasando a lo que no me gustó mucho, en primer lugar, podría mencionar que los botones del volumen se encuentran en una posición algo incómoda, justo por encima del botón de Bixby, creo que las posiciones debieron estar invertidas.

Otra cosa no tan agradable es la cantidad de huellas y suciedad que se impregna en el panel posterior de cristal, aunque esto es algo que ocurre con todos los terminales que recurren a este material. Y ya que estamos en el panel posterior, el gran pero del Galaxy S8 Plus es la posición del lector de huellas. Esto ya se ha comentado mucho, y no noté la magnitud del problema hasta que lo he tenido usando. Para una mano pequeña será muy complicado alcanzar este lector de huellas tomando el smartphone con una sola mano, que si bien es muy rápido, tendrás ciertas dificultades para adaptarte a su posición. Es cierto que con el tiempo te puedes acostumbrar a su ubicación, pero eso no quita que esté en un muy mal lugar lugar.

Es cierto, el Samsung Galaxy S8 Plus no es teléfono perfecto en su diseño, pero creo que está entre los teléfonos más hermosos del mercado.

Pantalla

Como ya he señalado, el Samsung Galaxy S8 Plus tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que ocupa casi todo el frontal. La tecnología del panel de la pantalla que usa Samsung es como siempre Super AMOLED, con resolución de nativa de 2960 x 1440 pixeles con una densidad de 529 ppp. Esta resolución se debe básicamente a que estamos ante un panel que ha sido más alargado, con una relación de aspecto de 18.5:9, en lugar de la típica 16:9. Aquí hay que considerar que podemos forzar a las aplicaciones a usar la pantalla completa en este formato.

Por supuesto, esto no es algo totalmente novedoso, ya otros como LG con el G6, o Xiaomi con el Mi Max lo hicieron. Pero debo decir con total convicción que Samsung ha logrado la mejor pantalla que he visto en un smartphone; eso sí, dejando por detrás pero muy muy cerca a la pantalla del LG G6.

Claro, ya estamos acostumbrados a que las pantallas de la gama alta de Samsung sean las mejores, pero realmente esta vez se lucieron. En el tiempo que he pasado con el Galaxy S8 Plus he disfrutado de cada vez que he mirada esa pantalla, sin importar si estoy mirando una película en Netflix, un video en YouTube, algunas fotos en Instagram, o simplemente los iconos de las aplicaciones. La pantalla del Galaxy S8 Plus es una verdadera delicia, con colores muy vibrantes, pero sin llegar a una sobre saturación molesta, y con un brillo que no nos deja perder detalles por más brillo solar que le caiga encima.

El máximo nivel de calidad lo podrás ver en los videos HDR, ya que el Galaxy S8 Plus es compatible con este estándar, dejándonos ver unos colores que realmente te dejarán con la boca abierta. Esto lo pude notar buscando algunos videos de YouTube en HDR.

Por cierto, una gran forma de aprovechar el panel Super AMOLED de Samsung es gracias a la función Allways On Display, a través de la cual podremos ver la hora, la fecha, el estado de la batería, y cosas como las notificaciones, sin que se tenga que encender toda la pantalla. Por supuesto, tenemos la posibilidad de personalizar la pantalla de bloqueo con el Allways On Display, incluso poniendo una imagen que siempre aparecerá.

Cabe destacar por cierto que la pantalla no viene por defecto a su máxima resolución, que sería WQHD+ (2960 x 1440), sino en FullHD+ (2200 x 1080). Esto se debe básicamente a la necesidad de mejorar el rendimiento y la autonomía. Por supuesto, el teléfono es lo suficientemente inteligente para adecuar la resolución cuando haga falta, según la aplicación que estés usando. Sin embargo, si lo deseas puede configurar manualmente el teléfono para que funcione al máximo de su resolución. Para ser sincero, siempre mantuve el teléfono en FullHD+, ya que prefiero ganar en autonomía antes que en mayor resolución para ver simplemente los iconos del sistema operativo.

Software e interface

El Samsung Galaxy S8 Plus viene de fábrica con Android 7.0 Nougat, aunque se espera su actualización a Android 8.0 Oreo. Por supuesto, como es de esperar de Samsung, no tenemos Android puro, sino que tenemos la personalización del sistema operativo desarrollada por la firma coreana, Android Experience, en esta ocasión en su versión 8.1.

Esta capa de personalización tiene los mismos problemas que tienen casi todas las capas de personalización de Android, hacen el sistema operativo sea más pesado, un poco más complejo, y duplican algunas funciones y aplicaciones.

Claro, hoy por hoy Samsung Experience ya no es la capa de personalización poco agradable que era TouchWiz. Creo que la evolución del software de Samsung ha sido bastante positiva en los últimos años, aportando algunas funciones que ciertamente pueden facilitar la vida para los que se acostumbren a usarlas. Aquí, por ejemplo, podemos mencionar la función Apps Edge, que nos permite tener algunos atajos a aplicaciones, contactos o funciones deslizando el dedo desde el lateral derecho del teléfono.

 

Precisamente, uno de los agregados que ha decidido darnos Samsung es Bixby, el nuevo asistente personal con el que Samsung planea dar la pelea en este tipo de aplicaciones. ¿Es realmente útil Bixby? Pues por ahora no mucho, por lo menos para los que hablamos español, ya que la aplicación no responde a comandos de voz en nuestro idioma, aunque ciertamente nos ofrece algunas tarjetas con información importante. Además, cuando estamos en la aplicación de cámara podremos activar Bixby Vision, que a través de la tan de moda Inteligencia Artificial nos permite reconocer objetos, los cuales relaciona con otros a través de internet, ofreciéndonos imágenes similares a través de Pinterest, o en tiendas como Amazon

Rendimiento y conectividad

El Samsung Galaxy S8 Plus cuenta con el hardware más potente a la fecha. Tenemos para nuestro mercado un procesador de la casa, el Exynos 8895, un octa core construido a 10 nm que es capaz de llegar a los 2.31 GHz en sus cuatro núcleos más potentes, y a los 1.69 GHZ en sus cuatro núcleos más lentos. La GPU es una Mali G71, y contamos con 4GB de memoria RAM, y 64GB de almacenamiento interno UFS 2.1, ampliable con tarjetas micro SD de hasta 256 GB.

Con todo esto el rendimiento del Galaxy S8 Plus es formidable, no hay aplicación que se mueva con problemas, ni juego que se le resista, por más que tenga el mayor nivel gráfico. De hecho gracias a Game Launcher y Game Tools podremos mejorar nuestra experiencia de juego en todo nivel, evitando que mientras jugamos nos molesten las alertas, o bloqueando los botones para evitar salirnos del juego sin querer, además de darnos la posibilidad de grabar nuestro juego.

Y sinceramente a este nivel no es de esperar menos. De hecho, en la gama alta ya es muy difícil notar diferencias en el día a día. Por supuesto, el Galaxy S8 Plus no se detiene ante nada, la edición de fotografía y video es muy fluida también. Los juegos creo que son el fuerte del Galaxy S8 Plus, así como el trabajo multitarea. Algo muy importante es que en ningún momento he notado un calentamiento que me preocupe.

Creo que el Galaxy S8 Plus cumple a cabalidad con su papel de gama alta en el mercado de smartphones. Además, no nos falta nada en lo que respecta a la conectividad, tenemos NFC, USB Tipo C, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, 4G LTE (Cat 16), todos los sistemas de localización (GPS, Galileo, Glonass, BeiDou), y Bluetooth 5.0, que nos permitirá un mayor rendimiento especialmente en el apartado multimedia, con un mayor ancho de banda, una mayor distancia de conectividad, y la posibilidad de conectar dos parlantes en simultaneo.

Mención aparte merece el hecho de que además del sensor de huellas, Samsung ha dotado al Galaxy S8 Plus con otras opciones para el desbloqueo seguro. Así, tenemos por un lado al sensor de iris, que ya se había estrenado en el Note 7, y que funciona bien gracias al uso de infrarrojos, siendo a su vez muy seguro, aunque claro, no es perfecto y podrían darse problemas con mucha luz solar o con determinado tipo de lentes. De otro lado, tenemos el reconocimiento facial, aunque el problema de este es que al funcionar a través de la misma cámara frontal no funciona bien con poca luz y se puede engañar con una fotografía. Con todo esto, y pese a su mala ubicación, siempre preferí usar el sensor de huellas.

Cámaras y multimedia

Ya el año pasado Samsung nos dejó muy buenas sensaciones con el Galaxy S7, y este año el Samsung Galaxy S8 Plus mejora en algunas cosas lo que ya era muy bueno, aunque sin dar un gran salto en calidad, y sin darnos todavía una cámara dual, algo que ha quedado para el Galaxy Note 8.

En la cámara principal del S8 Plus tenemos un único sensor de 12 MP con apertura focal de f/1.7 y estabilización óptica de imagen (OIS). Además, contamos con tecnología Dual Pixel y autofocus. La cámara delantera es de 8 MP, también con autofocus y apertura focal de f/1.7.

Los resultados logrados con ambas cámaras son extraordinarios. Incluso podría atreverme a decir que el Samsung Galaxy S8 Plus cuenta con las mejores cámaras que he probado hasta ahora en un smartphone, y ojo que esta apreciación es muy personal, y se refiere a mi experiencia, teniendo en cuenta que no han pasado por mis manos dispositivos como el iPhone 8, o el Google Pixel de primera o segunda generación. Tal vez quien más se le acerca en este aspecto es el HTC U11.

El fuerte del Galaxy S8 Plus es sin duda la captura de imágenes en condiciones adversas de luz. Creo que cuando hay buenas condiciones de luz no hay mucha diferencia entre las cámaras de diferentes dispositivos de la gama alta. Sin embargo, las fotos que el S8 Plus logra con poca luz son excelentes. En general tenemos imágenes con un buen detalle, buen rango dinámico, colores bonitos y no muy exagerados. Claro, las imágenes se ven mejor en la pantalla del propio celular que en un monitor, pero esas son las ventajas de la tecnología AMOLED. Además, gracias a la tecnología Dual Pixel, el Galaxy S8 Plus logra capturar muy bien los objetos, incluso aunque estén en movimiento.

Respecto a la aplicación de cámara, hay que tener en cuenta que tenemos muchas opciones, no sólo a nivel de filtros, sino también con stickers y muchas cosas divertidas que nos dejan las fotos listas para subir directamente a las redes sociales, sin hacer mayores esfuerzos adicionales. Además, tenemos también un muy modo profesional de fotografía, que en la cámara principal nos deja elegir el nivel de ISO, balance de blancos, modo de enfoque, y que nos deja capturar fotos en RAW. Este modo profesional no es tan completo con la cámara delantera, y no está disponible para la grabación de video.

Precisamente, hablando de la grabación de video, tenemos la posibilidad de capturar imagen en movimiento en 4K a 30 fps (48 Mbps), o a 1080p a 60 fps (28Mbps). Además, tenemos la posibilidad de grabar en cámara lenta en 720p a 240 fps. Cabe destacar que la estabilización óptica no está disponible para la grabación en 4K, aunque para esta calidad sí está disponible la estabilización electrónica implementada por software. El enfoque automático en el video es muy bueno con buenas condiciones de luz, y en la noche disminuye un poco, pero sigue siendo bueno.

De la cámara delantera me gusta su modo de selfie amplia que permite captar una toma más amplia con sólo girar el dispositivo de un lado al otro luego de apretar el botón de captura. Además, si bien no es el mejor, tenemos un modo retrato (llamado enfoque selectivo) que hace un efecto de profundidad muy bonito, con unos resultados que, si bien no son los más naturales, quedan bastante bien para tratarse de un smartphone con un solo sensor en la cámara principal.

Los dejo con algunas imágenes (clic para agrandar la galería):

Por el lado multimedia, destacar la falta de radio FM. Sin embargo, la calidad del sonido es buena, aunque no creo que pueda ser la mejor, quedando por detrás del HTC U11. Tenemos un nivel de potencia alto, y buena calidad, tanto para escuchar las notificaciones como para el consumo multimedia. En este apartado me hubiera gustado que no sólo nos quedemos con un parlante en la parte baja, en el marco, sino que también tengamos una segunda fuente de sonido con un parlante superior, como por ejemplo lo hace HTC con sus más recientes buques insignia.

Un punto a favor, sin embargo, es la inclusión de los audífonos afinados por AKG, una marca perteneciente a Harman, empresa especializada en audio ahora parte de Samsung. Estos auriculares son muy buenos, sobre todo para estar incluidos en la caja.

Batería

El apartado de la autonomía del Samsung Galaxy S8 Plus es bastante equilibrado. Tenemos una batería de 3500mAh, y nos ofrece una autonomía que, sin ser espectacular, es de todas maneras muy buena, y además cuenta con excelentes modos de gestión de energía para cuando se nos esté acabando.

Con un uso regular, en resolución FullHD+, usando redes sociales, tomando algunas fotos, respondiendo varios mensajes por WhatsApp, y escuchando un par de horas de música en Spotify, todo a través de la conexión 4G LTE, podremos alcanzar una jornada completa de uso. En concreto estamos hablando de unas 5 horas de pantalla en promedio, con un uso que podríamos llamar normal, y llegando a casa por la noche con un 15%, a eso de las 7 u 8 de la noche.

Por supuesto, si eres de usar mucho más la cámara, para grabar video, por ejemplo, o si eres de jugar mucho con juegos pesados, o ver muchos videos, entonces la batería te durará menos.

Por suerte, el Galaxy S8 Plus cuenta con una muy buena carga rápida, gracias al cargador que ya viene incluido en la caja. Así, con tan sólo media hora de carga podremos llenar la batería hasta el 50%, por supuesto, mientras más llena esté la batería la velocidad de carga será cada vez menor, pero lo importante es que cargue muy rápido al principio, y esto sí lo logra muy bien el Galaxy S8 Plus.

Conclusión

Con el Galaxy S8 Plus Samsung nos ha dado uno de los mejores smartphones del año. Sin duda el diseño, el diseño, las cámaras y lo espectacular de su pantalla hacen del Galaxy S8 Plus un smartphone que no hace más que dejarnos enamorados.

 

Por supuesto no es perfecto, aunque de verdad que se me ocurren pocas cosas por perfeccionar. Tal vez me atrevería a hablar de una mejor batería, y como no, una mejor ubicación del sensor de huellas, como aspecto a mejorar, además de hacer una interfaz un poco más sencilla, en lo que ya ha hecho un buen trabajo.

Eduardo Salazar

Author

Eduardo Salazar

Estudié economía, pero soy fanático de la tecnológica. En mi tiempo libre me gusta escuchar música, mucha música.

Up Next

Deja un comentario